CREPÚSCULO DEL NAHUEL HUAPÍ

Tesoros poéticos de la Yayita mendocina

(Enero 2006)

Cierra los ojos la tarde,

celestes de lago y cielo

y hay suspiros de gaviotas

en los párpados del cerro.

Mansamente se va el día,

la luz del sol va escondiendo

y en las pupilas del agua

se ha quedado todo el cielo.

¡Qué verde estaba la tarde

y qué azul el firmamento!

¡qué leve y blanca la brisa

entre las rosas de enero!

Las angostas callejuelas

con su sombra y su misterio

cuesta arriba y cuesta abajo

sin querer se van durmiendo,

mientras murmullos de nidos

se van quedando en silencio.

Yo me cobijo en mi alcoba

amurallada de cerros,

la noche tendió su manto

sobre mi pecho despierto.

Sin pensar cierro los ojos,

llenos de lago y de cielo

y siento una brisa blanca

entre las rosas de enero.

View original post

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.